Reflexión sobre esta etapa que estamos viviendo a partir de Marzo 2020 en Argentina

Estamos transitando un tiempo inédito que además implica un esfuerzo adaptativo y un cambio de conciencia donde debemos realizar ajustes.

El mundo tal como lo conocíamos hace unos pocos meses atrás, ya no es ni será el que veremos en un futuro cercano.

Como humanidad estamos llegando a una existencia y a una realidad muy diferente a la que conocimos en el pasado y la estamos construyendo entre todos sobre la marcha.

Nos encontramos en medio del proceso de descontrucción y construcción y como esto no lo hemos vivido con anterioridad, lo estamos co-creando entre todos a medida que avanzamos en   el proceso, corrigiendo errores, re pensando formas y es por ello que nos encontramos en un momento de puro cambio aunque no nos demos cuenta.

Nada es estático, todo se transforma al decir de Einstein, salvo que en ésta época las transformaciones son más notables y rápidas que en otras.

Nos corresponde ahora innovar hacia el devenir y nuevamente adaptarnos al futuro que estamos co- creando entre todos como sociedad.

No es posible vivir en la resistencia de no querer aceptar lo nuevo porque modificó nuestro estilo de vida.

Igualmente lo nuevo es inevitable, entonces para qué resistirnos si lo venidero ocurrirá lo mismo lo aceptemos o no.

Cuanto más flexibles seamos en nuestros pensamientos, mejor transitaremos el proceso de cambio; cuanto más nos opongamos y enojemos peor la pasaremos.

No son tiempos fáciles, pero lo que es seguro es que de todos modos los cambios se están desarrollando.

El mundo está globalizado a pesar de que han cerrado fronteras  

Nunca como hoy hemos estado tan conectados. Estamos en una era cuya predominancia es la interconexión.

Son tiempos en que nos encontramos en medio de lo que aún no se ha ido y donde lo nuevo aún no apareció.

Intentemos ser flexibles mentalmente; de esta manera seguramente la pasaremos mucho mejor.